domingo, 7 de septiembre de 2008

EL FINAL DE LA SANIDAD DE LA POLICIA NACIONAL DEL PERU

No hace mucho, el "señor" Ministro del Interior Luis Alva Castro; como también, la Presidenta de la Comisión de Defensa del Congreso de la República Mercedes Cabanillas, ambos visitaron el Hospital Central de la Policía Nacional del Perú; y dejaron en él, en un gesto demagógico, ilusiones, esperanzas y ofrecimientos en la mejora de sus instalaciones y sobre todo del abastecimiento de medicinas, que es el clamor constante de los usuarios, en especial pensionistas de la tercera edad, viudas y discapacitados. Pero sólo fue eso, una simple visita política al centro hospitalario policial, donde escacean las medicinas y sus instalaciones mal conservadas por la falta de presupuesto para ello, dan pena; salvo un pequeño pasadizo hacia Reahibilitación que recibió una pequeña pintadita, como el lavado de sus gradas de ingreso y arreglo de sillas y camillas del ambiente correspondiente a Oficiales Generales y Coroneles; que gracias al tratamiento que le tocó recibir a un General, éste lo vio indigno para su alta investidura, que ordenó su arreglo (con la suya) para poder asisitir a su terapia.
La Sanidad de la Policía tiende a su desaparición sistemática, les invito a pasar una semana en sus instalaciones, consultorio por consultorio, piso por piso, y observar el clamor de sus usuarios que con llanto en los ojos de dolor y sufrimiento piden atención y medicinas. Por otro lado, el Personal Médico no cuentan con los mismos beneficios económicos que gozan los del Sector Salud y ESALUD; puesto que, como asimilados a la Policía Nacional, perciben las mismas ínfimas remuneraciones que el Personal Policial. Por este motivo nadie desea asimilarse; y lo más grave aún, es que más de 60 médicos especializados de la Sanidad, están a puertas de cumplir los 26 años de servicios, que sumados a los cuatro años que le reconocen por Ley (estudios) hacen los 30 años de servicios con los que están expeditos para solicitar su pase a la situación de retiro; esto es, más los que por imperio de la Ley, al cumplir los 61 años de edad, también incrementarán este contingente. De esta manera la crítica situación de la Sanidad de la Policía ha dejado de ser un problema para el ministerio del interior y del gobierno de turno; puesto que sus objetivos son que desaparezca por su propio peso, por que nadie hace nada por atender este problema y reflotarlo, y ser lo que fue, uno de los principañes centros de atención con especialistas de primera categoría, pero que funcionaba como Institución autónoma antes de la unificación policial realizada por el Gobierno de Alan Garcia, que los propios Policias con el General de Policía Octavio Salazar a la cabeza, han aceptado que es un total fracaso y que requieren de las especializaciones; e incluso, de la Sanidad de Gobierno y Policía como lo era antiguamente.
DIRECTIVA ACIDEL

2 comentarios:

ACIDEL dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alcides Vigo Hurtado dijo...

Se está corriendo el rumor, que más que ello es la pura verdad, que los médicos en la especialidad otorrino laringólogos, están pidiendo su baja al haber cumplido el tiempo de servicios. Lo mismo está ocurriendo en el servicio de Neurocirugía. Es decir, que los médicos de la Salidad, ya no van más y la gran mayoría están pidiendo su pase al retiro.
Por otro lado, los equipos se están malogrando por falta de mantenimiento, y cuando dejan de operar, no hbay presupuesto para su reparación.
No hay insumos para exámenes en el laboratorio y mucho menos en energía atómica, como es el caso de mamografías, tan importante para las esposas de los policías y sus familiares con derecho.

El actual Ministro del Interior tendría que tomar conocimiento de lo que pasa actualmente en la Sanidad de la Policía Nacional y repotenciar los Policlínicos a fin de poder descentralizar al Hospital Central; así mismo, ver el motivo por el cual los médicos no desean asimilarse a la Policía después de hacer su internado, y por que no se hacen concursos para la incrementación de facultativos y técnicos en rehabilitación que también están saliendo al retiro por límite de edad y tiempo de servicios, al extremo de haberse suspendido la atención en el turno de tarde por la falta de personal que pueda cubrir esos servicios. Tanbién debe investigar los financiamientos del FOSPOLI en la adquisición y escasez de medicamentos; ya que, de que sirve que tengamos atención facultativa, cuando no hay la medicina para contrarrestar el mal.